Algo más sobre Nicaragua

Probablemente nunca había tenido tantas dificultades para escribir un artículo como en esta ocasión. Los sucesos que se iniciaron en Nicaragua el pasado mes de abril me provocaban estupor, tristeza y una cierta sensación de parálisis. Las noticias que llegaban a España del país de donde vienen mis orígenes eran tan alarmantes como sorprendentes. Y es que 3 meses atrás, en mi última visita al país, jamás hubiera imaginado que se podría dar una situación de este tipo. Desgraciadamente la información que llegaba al viejo continente era en mayor medida insuficiente y parcial y aproximarse a tener una ligera noción de lo que realmente estaba pasando requería de un continuo esfuerzo de investigación.
El presente artículo no pretende explicar la verdad de todo lo acontecido en Nicaragua, pretende profundizar en la explicación de una buena parte de lo sucedido que ha sido obviado y que considero básico para aproximarse mínimamente a lo acontecido a partir del mes de abril, momento en el que los medios de comunicación internacionales empezaron a poner a Nicaragua en el punto de mira, sucediéndose las noticias día sí día también.
Pero para tratar de entender qué es lo que ha sucedido y sucede en Nicaragua creo imprescindible conocer y no obviar la situación de Nicaragua en marzo del 2018.

La Nicaragua de marzo de 2018
“Este es el momento de invertir en Nicaragua”. Esta frase es probablemente una de las más repetidas entre emprendedores y emprendedoras en los últimos 5 años previos a la crisis. Nicaragua era un país envidiable en muchos aspectos. Los datos macroeconómicos y sociales publicados por organismos internacionales así lo acreditaban. Tras los sucesivos gobiernos liderados por la derecha transcurridos sin demasiado éxito, con escasa generación de riqueza y leve o nula repartición de la misma, los sandinistas vuelven al poder tras las elecciones de 2006 iniciando un proceso de progreso y mejora para el país, algo reconocido incluso por nicaragüenses tradicionalmente alejados ideológicamente del sandinismo.
Los datos, como avanzaba anteriormente, eran envidiables. La pobreza general se veía reducida del 42,5% en el año 2009 al 24,9% en el 2016 y la pobreza extrema del 14,6% al 6,9%. Al mismo tiempo Nicaragua vivió un crecimiento económico anual durante más de 10 años que lo llevó a doblar su producto interior bruto convirtiéndose en la tercera economía de más rápido crecimiento en Latinoamérica. Todo ello ayudó a continuar reduciendo la población en situación de pobreza e ir ensanchando la cada vez mayor clase media en el país.
La estabilidad vivida a lo largo de este período ha sido clave para el desarrollo de la economía del país facilitando un crecimiento espectacular de la inversión extranjera. Así vemos como los ingresos de inversión extranjera directa en Nicaragua alcanzaron los 1,466.2 millones de dólares en 2017 cuando en el año 2009 era de 434 millones de dólares.
En cuanto a seguridad ciudadana Nicaragua era calificado como el país más seguro de Centroamérica y el segundo de América Latina. Algo de extrema importancia en un continente donde la violencia y delincuencia hace auténticos estragos obligando incluso a miles de personas cada año a abandonar sus países de origen.
Si nos centramos en el ámbito turístico podemos afirmar que éste empezaba a ser unos de los principales motores de la economía habiéndose proyectado la llegada a Nicaragua de 2 millones de turistas en el año 2018 tras años de aumento sostenido y gradual de visitantes. Este mismo año había la previsión de iniciarse el primer vuelo directo con Madrid por parte de la compañía Iberia, una muestra del avance del país en el sector turístico y de los negocios.
Así mismo Nicaragua está considerado el país centroamericano con mejores infraestructuras viarias y más después de la finalización de vías como la que une por primera vez el Pacífico con el Caribe nicaragüense, entre otras mejoras visibles en las vías que unen los principales municipios del país.
Como decía creo imprescindible no obviar estos datos teniendo en cuenta la situación de inestabilidad económica y social que ha vivido tradicionalmente el país así como la difícil situación por la que ha pasado la sociedad nicaragüense en buena parte de su historia, así como en la actualidad.
Así mismo me atrevo a afirmar que Nicaragua, desde la fecha de su independencia en 1821, jamás había estado en una situación mejor que en marzo de 2018.

img_20190110_065046_426
Foto del pasado mes de diciembre en la Loma de Tiscapa, Managua.

Hechos de abril
En el mes de abril empiezan a llegar noticias alarmantes de Nicaragua acompañadas con imágenes que generan preocupación y dolor. Dichas noticias empiezan también a crear opinión y se reproducen de manera inmediata en medios internacionales así como en las redes sociales.
No seré yo quien juzgue lo que pasó a lo largo de aquellos días. No me corresponde ni tengo el conocimiento suficiente para hacerlo. Sí he analizado decenas de artículos y revisado centenares de fotos y vídeos reproducidos en las redes sociales. Tras ello sí que me atrevo a hacer dos afirmaciones.
La primera es que el porcentaje de material falso reproducido en las redes es muy elevado. Se han llegado a reproducir fotos y vídeos que ni siquiera han sido elaborados en territorio nicaragüense. Al mismo tiempo no solo ha habido falta de rigor periodístico sino que ha sido habitual la mala fe, ya que algunos medios de comunicación no solo no filtraron material sin verificar sino que directamente elaboraron noticias, fotos y vídeos manipulados. Dicho material falso fue reproducido ampliamente por las redes sociales con metodologías que hacen pensar en una estrategia comunicativa y con medios operativos que difícilmente serían posibles sin una planificación previa al mes de abril de 2018.
La segunda afirmación es clara: la información emitida hacia el extranjero es totalmente parcial trasladando y mostrando una situación de agresor-agredido básicamente unidireccional. Aquí sí me gustaría ser rotundo: los casos de intimidaciones, amenazas, violencia física y homicidios ejercidos hacia personas vinculadas al gobierno y al sandinismo, a trabajadores públicos, así como a dependencias y mobiliario urbano se cuentan por centenares. Es cierto que buena parte de las personas que salieron en modo de protesta en el mes de abril lo hicieron de manera pacífica. Pero también considero cierto y necesario afirmar que tras analizar los sucesos de manera global, especialmente los producidos en los llamados “tranques” (lo que en Europa llamamos “barricadas”) no podemos calificar el movimiento opositor globalmente como “pacífico”. Y repito, ello no debería ensuciar el ejercicio legítimo de protesta de esa gran cantidad de personas que quisieron expresar su disconformidad de manera pacífica. Pero el pacifismo es incompatible con la violencia ejercida en algunas protestas como los ataques y asedios con arma de fuego que sufrieron las delegaciones de Policía de León, Jinotepe, Diriamba, Masaya, Matagalpa, Granada, Nagarote, Morrito, o la Delegación de Policía de Diriamba que fue incendiada. Sólo es un ejemplo.
Pero para analizar lo sucedido también es interesante entender el papel que han tenido las organizaciones de derechos humanos a lo largo de los últimos meses. Para ello me limito a reproducir con su permiso lo que explica la senadora catalana Sara Vilà en su excelente artículo “Nicaragua, ¿sandinista?”. Dice lo siguiente:
“Estos informes (refiriéndose a los informes de las principales organizaciones de derechos humanos) apuntan solo a las “fuerzas gubernamentales y sus grupos de paramilitares y fuerzas de choque afines al Gobierno” como únicos culpables de la represión y la violencia y solo contabilizan los muertos de un lado del conflicto sin tener en cuenta los policías y los sandinistas asesinados, y en algunos casos, torturados y quemados tal y como se puede apreciar en los videos que los criminales grabaron.” ¿Pero por qué estas organizaciones obvian esto último? La senadora explica también en su artículo: “Es importante notar que las organizaciones de DDHH no recogen la vulneración de DDHH que cometen organizaciones que no están en el poder, como sería por ejemplo el caso de los ataques de la extrema derecha o la violencia ejercida por los manifestantes porque se entiende que los Gobiernos ya se ocupan de ello y además tienen los medios suficientes para comunicarlo.” Y posteriormente añade: “¿Significa eso que las organizaciones y ONGs que denuncian la violencia policial mienten? En ningún caso, simplemente solo analizan una parte del conflicto y por tanto una parte de la realidad en la que se da por hecho que los únicos opresores son los poderes políticos y judiciales, obviando la violencia callejera puntual u organizada y continuada.”

¿Para asfixiar al gobierno asfixiar al país?
Algunos interpretaron que la mejor manera de tumbar el gobierno liderado por Daniel Ortega y Rosario Murillo era colapsar el país asfixiando su economía y magnificando y proyectando la imagen de caos y violencia hacia el extranjero. Dicha estrategia, meses después, se ha demostrado errónea. Hoy dicho gobierno se mantiene en el poder y Nicaragua se ha visto sometida a un castigo económico que ha acabado afectando a toda la ciudadanía nicaragüense, aunque especialmente a las personas más vulnerables. Los tranques indefinidos colapsando Managua durante meses así como los tranques temporales en los pasos frontereros y en destinos turísticos ha tenido consecuencias devastadoras en el país. Miles de ciudadanos y ciudadanas nicaragüenses ante estas dificultades económicas han tenido que abandonar el país y cientos de negocios han tenido que finalizar su actividad de manera definitiva o a la espera de tiempos mejores. Añadir también que muchos negocios tuvieron que cerrar sus puertas tras las amenazas y el boicot de personas opositoras que exigían a los negocios pronunciamientos públicos en contra del gobierno. Hay decenas de casos de boicots a comercios, bares, restaurantes y negocios de todo tipo que aún son visibles en las redes sociales.

¿Y ahora qué?

JUSTICIA
Como decía al inicio de mi artículo no me pertoca a mí juzgar los hechos desgraciados que se han ido sucediendo ni mucho menos señalar a los culpables. Pero sí me pertoca a mí y a cualquier nicaragüense exigir justicia para todos los casos de violencia física y psicológica que se han producido, vengan de donde vengan y sean quienes sean los responsables directos. Solo así será posible ese proceso de reconciliación tan necesario en el país.

DE LA DESUNIÓN A LA RECONCILIACIÓN
Una de las consecuencias más tristes de lo sucedido en Nicaragua es la fractura social que se percibe en la sociedad nicaragüense. Fractura entre padres e hijos, amistades, vecinos y vecinas, familiares… Hay que iniciar un proceso de reconciliación que tenga como hilo conductor el sentimiento de responsabilidad colectiva en lo sucedido. No hay una salida a la situación actual tratando de mantener imágenes de vencedores y vencidos. En lo sucedido en Nicaragua hemos perdido todos y todas.

PROCESO DE AUTOCRÍTICA
Es evidente que lo acontecido en Nicaragua no se hubiera producido si no se hubieran sucedido un largo listado de errores desde todos los frentes. Cabe hacer un proceso de análisis e iniciar procesos de asunción de culpa y expresión de perdón. Hay que oxigenar el ambiente y restablecer espacios de confianza mútua.

PLAN DE RETORNO
Nicaragua no se puede permitir el lujo de perder definitivamente el capital humano que emigró y que aún emigra del país. La deseada mejora de la economía y la generación de espacios de confianza deben facilitar el retorno de aquellas personas que deseen volver al país para desarrollar su futuro personal contribuyendo al progreso colectivo del país. Algo que estaba sucediendo con normalidad hasta marzo del año pasado.

LA ECONOMÍA COMO PRIORIDAD. VOLVER A MARZO
Los y las nicaragüenses necesitan de manera urgente que la economía funcione. La patronal y el gobierno deben priorizar conjuntamente establecer un clima de confianza y estabilidad para atraer de nuevo inversión, así como facilitar el retorno a la actividad de empresas que paralizaron su negocio. Es necesario volver lo más rápido posible al mes de marzo del año pasado.

NICARAGÜENSES EN EL EXTRANJERO
La autoexigencia de rigor a la hora de compartir información sobre Nicaragua es perfectamente compatible con mantener una actividad de denuncia al Gobierno. Los nicaragüenses en el extranjero tienen un plus de responsabilidad en la imagen del país que proyectan en sus países de residencia. Trasladar una imagen de caos, violencia e inestabilidad que en muchos casos no es real tiene afectaciones graves para el sector turístico y para la economía en general y es un acto de irresponsabilidad y de falta de solidaridad con los y las nicaragüenses que sufren la situación económica del país. Y repito, el rigor es perfectamente compatible con su legítima denuncia de su propia versión de la situación política del país.
Dicho esto quisiera acabar este artículo lanzando una llamada a la responsabilidad colectiva y una muestra de confianza hacia todos los nicaragüenses que tantas veces han superado situaciones tan o más adversas que esta. Así como un abrazo fraternal a la Nicaragua progresista y de izquierdas de la que me siento próximo personal e ideológicamente que ha sabido los últimos años liderar un proyecto en favor de la estabilidad, el progreso y el desarrollo del país del que se ha beneficiado la totalidad de la ciudadanía nicaragüense.
——-
Este artículo ha sido redactado por Josep Puigdengolas Torres, politólogo y teniente de alcaldía de la ciudad de Sant Boi de Llobregat, Barcelona.
Dicho artículo puede ser reproducido íntegramente en cualquier medio de comunicación tras autorización previa del autor. Para ello pueden escribir un correo electrónico a info@jpuigdengolas.com

Los moais de Vallgorguina

Hace solo unas semanas os mostraba en Instagram y en este mismo blog el llamado “Bosque encantado de Òrrius” donde se encuentran entre otras sorpresas las figuras de un gran elefante, un rostro indígena y la de un moai.

Lo que no hubiera imaginado jamás es que unas semanas después descubriría un bosque repleto de moais, y no muy lejos del mismo lugar. Se trata de un pequeño bosque situado en el término municipal de Vallgorguina.

Vallgorguina es un municipio de poco más de 2.700 habitantes situado en la comarca del Vallès Oriental y en la Serralada del Montnegre i el Corredor. Un lugar perfecto para los amantes del senderismo, ciclismo de montaña y de la naturaleza en general.

Se conoce a Vallgorguina también por ser un “pueblo maldito”, ya que según la leyenda sus bosques estaban frecuentados por brujas. Estas llegaban volando los sábados por la noche sobre sus escobas hasta el Dolmen de la Pedra Gentil donde les esperaba el diablo para hacer conjuntamente sus rituales. Dicho dolmen megalítico, restaurado no hace demasiados años y que data de más allá del año 2000 aC, es también visitable.

img_20190115_222406_116
Uno de los moais que podréis encontrar en este misterioso bosque.

Pero hoy os vengo a mostrar los incontables moais que se distribuyen por el bosque. A pesar de ser de dimensión más reducida se asemejan bastante a los de la Isla de Pascua, aunque están tallados en madera. Algunos de ellos se han ido deteriorando por la humedad y la erosión, pero hay algunos que aún conservan buena parte de su estructura y forma inicial. No he encontrado más información sobre ellos, ni siquiera de su autoría.

Si os animáis a conocerlos os animo a hacer esta ruta que encontraréis en Wikiloc donde además de los moais podréis conocer el Dolmen de Pedra Gentil o el Santuari del Corredor. Si solo queréis visitar los moais la podréis recortar y os resultará una excursión fácil y tranquila.

Y como siempre os animo a encontrar más información sobre este lugar y tantos otros en mi cuenta de Instagram.

View this post on Instagram

🇪🇺 LA ISLA DE PASCUA AL LADO DE CASA. Dicen que es el lugar más remoto del planeta, que es uno de los últimos lugares a los que llegó el ser humano, que es Polinesia y con lo cual Oceanía… Se trata de uno de los lugares más misteriosos del mundo, regado de moais y habitado por los famosos rapa nui. En Catalunya estamos de suerte porque si queremos imaginarnos estar en Isla de Pascua sin necesidad de ir hasta Chile y después volar 5 horas más hasta esta isla podemos hacerlo visitando este lugar. Hace poco os mostraba el bosque encantado de Òrrius donde se puede encontrar un moai tallado en piedra, hoy os muestro este bosque de Vallgorguina con algunos de ellos hechos con madera. Si queréis saber más o visitarlo tenéis toda la info en mi blog unviajealaluna.life. Clicad al enlace en mi bio. Feliz sábado! [🌙93%] . . . . . . . . . . . . #moais #vallgorguina #Nature #Pachamama #Natura #NatureIsGod #catalunyaexperience #catalunya_foto #ok_catalunya #descobreixcatalunya #igerscatalunya #ig_catalonia #turismecatalunya #clickcat #gaudeix_cat #total_catalunya #ig_catalonia #catalunya_imagina #loves_catalunya #imatgescat #incostabrava #cat_imatges #visitspain #viajar #viatge #iamtb #catalunya_viatgers #travellermoments

A post shared by Josep Puigdengolas (@jpuigdengolas) on